Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

Reivindicación de La Radiestesia

1 comentario

Nuestro Instituto se honrra de publicar un análisis integral sobre la Radiestesia del destacado investigador y profesional cubano MSc. Ing. Nyls Gustavo Ponce Seoane

REIVINDICACION DE LA RADIESTESIA.
(Un análisis integral del estado del arte en el Nuevo Milenio)

Por MSc. Ing. Nyls Gustavo Ponce Seoane

kit-de-varillas-de-radiestesia-l-cobre-pendulo-chakra-y-D_NQ_NP_858720-MCO25733484007_072017-FIntroducción

De todas las artes y actividades humanas, es la de la Radiestesia, posiblemente, la que más ha sido y es censurada, perseguida, difamada, burlada y vilipendiada. Pero no siempre ha sucedido así, pues también, como toda actividad humana, ha tenido sus alzas y sus bajas ya que, surgida casi desde los mismos albores de la civilización, ha traído beneficios y bondades que sus detractores se empeñan en minimizar y no reconocer. Baste citar, en un resumen generalizado de su historia, su evolución y ejemplos ilustrativos que demuestran todo lo aquí sucintamente planteado:

Reflejos y Destellos de la Historia.

La Antigüedad: Edad de Oro de la Radiestesia

Podemos considerar a La Antigüedad humana, no dotada aún de la gran poderosa arma que es la Ciencia y la Técnica, como el período en que el hombre se vio mas necesitado de emplear el método de la Radiestesia para búsquedas y hallazgos para satisfacer sus necesidades, lográndose que en esta época se utilizara ampliamente. Así tenemos que:

– Yu Hsia, Emperador de China entre los años 2205 y 2197 A.C., es la primera persona de quién se tiene noticias que fue un notable experto en la búsqueda de agua y minerales con ayuda de una varilla de dos ramas.

– En el valle de los Reyes, en Egipto, en varios sarcófagos, se han encontrado varitas y péndulos parecidos a los instrumentos de Radiestesia actuales. De ahí que se crea que en Egipto se practicó hace miles de año la Radiestesia.

– En Etruria existió una escuela de donde salían graduados los que se dedicaban al arte de la Radiestesia como los “augures”, el “auríspice” y el “barinula”(manejador de varillas), encargados de encontrar agua subterránea y tesoros ocultos.

– Los romanos nombraban a la Radiestesia como la etrusca disciplina y la difundieron por todo el Imperio. La varilla romana se llamaba “lituus” y el péndulo romano consistía en un anillo de oro pendiente de un hilo. Cicerón en sus obras “Tractatus de Divinatione” y “De Officiis” menciona los varios usos del “lituus”.

Cuando las legiones romanas invadieron la Galia y Germania iban precedidas de “augures” que, portando varillas, descubrían las corrientes de agua subterránea necesaria para la bebida de las tropas.

El Oscurantismo de la Edad Media, influyente y determinante.

Durante varios siglos existió la tristemente célebre Santa Inquisición, creada por el Papa Gregorio IX en las Instrucciones de 1231 y 1235. Ella se encargó de las llamadas herejías y luego de la brujería. Así fueron clasificados y juzgados los zahoríes (palabra árabe que significa adivinador de cosas ocultas) y rabdomantes como eran llamados los radiestesistas de aquella época, comenzando así la persecución y todo tipo de supercherías existentes contra la Radiestesia hasta nuestros días. Y
Es por eso que la Radiestesia recibió la recelosa aceptación que recibió en la Edad Media (y que se mantiene hasta el presente), ya que se le juzgaba como la prima hermana de la brujería que tanta persecución, muerte y cenizas dejara tras de sí en aquella etapa tan oscura de la civilización, llena de sectarismo, dogmatismo, vesania, ignorancia y crueldad disfrazada de misticismo y fe.

El correr de los Siglos.

Consecuencias del oscurantismo en la Edad Moderna.

Siglo XVI

– Martín Lutero, el hombre de la Reforma, en 1518 condena el uso de la varilla por considerarlo un asunto del diablo y el que así lo haga lo supone “sospechoso de tener relaciones con el diablo”.

– En 1521 el benedictino Brasilio Valentín en su obra “Teatamentum Novo” denomina “virga trascendente” a la varilla o baqueta, describiéndola como el instrumento de los mineros de su época.

– Sebastián Munster, hacia 1544 publica su libro “La Varilla Adivinatoria” en las minas del siglo XVI”, y en 1555 la Cosmografía Universal, la cual muestra un grabado en el que aparece un zahorí trabajando con una varilla en Minería.

– En 1546 el famoso mineralogista alemán George Bauer, más conocido como Geogius Agrícola, en su “Tratado de los Metales”, a pesar de que ilustra el empleo de la horqueta radiestésica en la búsqueda de minerales metálicos, se muestra contrario al uso de la varilla, instrumento que supone utilizado por “gente sin religión”.

– En el Museo de la Escuela de Minas de Freiberg existe también un grabado de Cristóbal von Scheberg (1554 – 1608), Director de Minas, que muestra el empleo de la varilla ó baqueta.

Siglo XVII

– Los esposos Beausoleil en Francia y sus colonias de América, en la primera mitad del siglo XVII, descubrieron cientos de manifestaciones minerales (muchas convertidas en minas), por lo cual en 1634 el barón de Beausoleil es nombrado Inspector General de Minas del Reino de Francia. Reina Luís XIII. Sin embargo, los Beausoleil son acusados de “magia y brujería” y el Cardenal Richeliu dispone su prisión (sin juicio previo) donde mueren, terminando así la vida de estos famosos rabdomantes, considerados de los mejores de ese siglo, víctimas de la ingratitud de los hombres y los prejuicios de la época.

– Por esta época aparecen varios jesuitas quienes escriben en pro o en contra de la Rabdomancia, hoy Radiestesia. Los más conocidos fueron:
El Padre Atanasio Kircher (1601 – 1680), hombre de vasta cultura que sobre el tema escribió “ De Arte Magnetica Opus” (1631) y “Mundus Subterraneus” (1634)
El Padre Gaspar Schott (1608 – 1666), quién publica en 1637, “Magia Universales Naturae et Artis”, donde se menciona por primera vez la importancia de los “testigos” radiestésicos que provocan la empatía de los instrumentos.
El Padre Federico von Spee (1591 – 1635) publicó en 1631 su obra “ Cautio Criminales, seu de processibus contra Sagas Liber” en la que combate los prejuicios de su época y los errores que por ellos se cometían en los tribunales en los procesos contra “hechiceros y hechiceras”, admitiendo que la magia es posible y es real.
El Padre Baltasar Conrad (1586 – 1667), fue autor de una carta sobre la varilla adivinatoria que reprodujo el Padre Schott en “Magia Universales”.
Entre los grandes enemigos de la Rabdomancia (Radiestesia) se encontró el Padre Pierre Violet (1627 – 1709), quién escribió “ Traité en forme lettres contra la nouvelle rhabdomance ou la maniére nouvelle de devenir avec la baquette fourschüe” (1694); en el cual se refuta todo lo que se ha escrito para justificar su uso.

– El médico Christianus Fromman, en 1675, se mofa abiertamente de quienes se dedican a la Radiestesia (Rabdomancia), pero en ese mismo año, Jacques La Roger, un abogado parlamentario de Ruan, publicó un Tratado sobre El Bastón Universal, en el cual comentaba las cualidades de la varilla que, según el, era capaz de descubrir toda clase de cosas ocultas.

– Jacques Aymar, un campesino, en 1692, fue el primero en utilizar la Radiestesia en la localización de ladrones, esclareciendo un robo de vinos y joyas por una suma abultada con el empleo de objetos con los cuales los delincuentes habían estado en contacto.

– El Padre Pedro el Laranés (Abate de Vallemont, 1649 – 1721), Doctor en Teología, escribió el libro titulado “La Physique Oculte ou Traité de la Baquette Divinatoire”(1693), donde se plantea la tesis de la existencia de los “corpúsculos” como elementos accionadotes de los instrumentos. Así nace la Radiestesia Física.

– Tan pronto apareció la obra del abate de Vallemont, otro religioso, el Padre Jean Pierre Lebrun, oratoriano, escribió “Lettres sur la Baquette” (1693), argumentando que la Rabdomancia (Radiestesia) se identificaba con la magia y que había que atribuir al demonio los movimientos de los instrumentos.

Siglo XVIII

– La polémica sobre la Rabdomancia se renueva con ardor en 1781 gracias a Barthelemy Bletón un zahorí que empleaba métodos sorprendentes: podía prescindir, en sus trabajos, de la varilla y ante numerosos testigos halló el trazado exacto del acueducto subterráneo de Arcueil

– En el mismo 1781 el Dr. Pierre Thouvenel, médico de Nancy, escribió los resultados de su trabajo científico en el libro “Memoria Física y Médica” que muestra las evidentes relaciones entre los fenómenos de la varilla adivinatoria, el magnetismo y la electricidad donde muestra los test y experimentos a que sometió a Barthelemy Bretón.

-Los intentos de Thouvenel renovaron la hipótesis acerca de la existencia de energías naturales en el cuerpo, algo anticipado ya por Franz Mesmer con su “magnetismo animal”y por Luigi Galvani con su “electricidad animal”.

– En 1788, el Dr. Antoine Gerboin, Profesor de la Facultad de Medficina de Strasburgo, volvió a utilizar un péndulo, instrumento conocido de egipcios y romanos y que en la práctica, a partir de entonces, ha desplazado a la varilla o baqueta y demás instrumentos de la Radiestesia. En 1808 el Prof. Gerboin publicó su obra “Investigaciones experimentales sobre un nuevo modo de la acción eléctrica” donde afirma la existencia de “una fuerza especial en el hombre” capaz de poner un movimiento una masa pesada suspendida de un hilo.

Como vimos, los siglos XVII y XVIII fueron para la Radiestesia (Rabdomancia) siglos de grandes polémicas que de una forma u otra, con diversos pero parecidos matices que se mantienen hasta la actualidad. Pero de manera mas bien intuitiva , los estudiosos se afanaron con tesón realmente encomiable. La mayor parte de las proposiciones son meros barruntos, pero algo quedó en pié: la relación directa existente entre las varillas, los fenómenos del magnetismo y las corrientes eléctricas.

Vestigios oscurantistas en la Edad Contemporánea.

Siglo XIX

En 1823 la Academia francesa nombró un Comisión de tres miembros para “investigar el uso de la varilla adivinatoria empleada en búsqueda de aguas subterráneas”

-En 1826, el conde Tristán escribe “Investigaciones sobre algunos efluvios terrestres” donde denominó “furcelle” (horquilla pequeña) a la varilla o baqueta y al zahorí lo llamó “bacilogiro” (girador del bastoncillo)

-Entre 1834 y 1843 el abate Parmenelle rastrea los más insólitos rincones de Francia en busca de agua. El resultado de su prospección es mas que estimulante: ante 1 000 napas de agua computadas como aciertos, hay apenas una docena de errores.

– El Barón Morogues expone la teoría sobre las radiaciones de los cuerpos y su influencia en su publicación “Observaciones sobre el movimiento de las varillas y los péndulos” (1854).

– En 1863 el abate Carrier publica su obra “Hidroscopia y Metaloscopia” ó “El Arte de Descubrir las Aguas Subterráneas y los Yacimientos Metalíferos por medio del Electromagnetismo” donde expone su teoría sobre las radiaciones de los cuerpos y su influencia en los instrumentos radiestésicos. La Rabdomancia se acercaba a la moderna Radiestesia y la historia seguía su curso sin que quedara marginada la participación de los abates.

– Hacia 1867 el inglés Child quiebra la monotonía exploratoria con un adminículo muy sugestivo: una cinta de acero, flexible, en forma de U. Cuando entra en operación, se retuerce y adopta la forma de un número 8 y así se determina la eventual existencia del accidente u objeto buscado. Child legó sus conocimientos a la posteridad pues junto con otro radiestesista de apellido Tompkins dejó varios escritos sobre sus experiencias.

-El siglo XIX finaliza, quedando el recuerdo de otros dos radiestesistas: Chiabrera, italiano, que se destaca por sus prospecciones hídricas en Piamonte y el hermano Arcense, francés, que hace lo propio en el sector del Ródano.

Siglo XX

-El siglo XX tiene una larga lista de hechos destacados en torno a la Radiestesia.

-Jansé es un radiestesista muy destacado de principios de siglo. Sus aciertos, casi detectivescos, crean escuela de la que Enrique Mager es quizás su más preclaro discípulo.”Los Instrumentos de Estudio de las radiaciones de la Materia” y “Las Radiaciones de los Cuerpos Minerales, Búsqueda de Minas y Vertientes” son sus principales obras.

– En 1909, en un Congreso de Rabdomantes, celebrado en Munich, se resuelve recomendar la adopción de esta disciplina para la detección de cañerías subterráneas.

-En 1911, en Hannover, se realizó el Primer Congreso de Zahoríes que contó con el patrocinio de la industria minera de la región.

– En 1913, en Alemania, el Dr. Paul Beber funda la Unión Internacional de Zahoríes, hoy Radiestesistas.

– En ese mismo año, en París, y bajo el control de Armand Viré, Director del Laboratorio de Biología del Museo de París, tiene lugar la primera prueba controlada de radiestesia en grupo. Concurrió una veintena de zahoríes y el acto fue un rotundo éxito.

-En 1913, la Sociedad de Psicología Experimental de Francia organiza el Primer Congreso Internacional de Rabdomancia en París. Sus objetivos son sustancialmente prácticos: la concreción de un certamen de destreza es el corolario de esta reunión: La ubicación de metales ocultos enterrados, cavidades y aguas subterráneas resultaron un éxito de parte de los operadores que intervinieron.

-Alberto de Vita demostró experimentalmente en 1913 que el cuerpo humano es sensible a las modificaciones del campo eléctrico terrestre. Cuando el operador pasa por encima “de algo”, se produce una desviación de la aguja del aparato que indica una modificación de la resistividad del sujeto a la corriente eléctrica.

– En 1914 estalla La Primera Guerra Mundial y el arte de las varillas y el péndulo atrae a los Señores de la Guerra. Es así como los especialistas son empleados para detectar minas y hasta para emplazar correctamente al célebre cañón alemán Berta, coloso destructor de esa época capaz de lanzar proyectiles de una tonelada a 15 Km. de distancia. Los franceses crean también su cuerpo militar de radiestesistas.

– En 1919 los Abates Alexis Bouly y su colega Bayard inventan la palabra “Radiestesia”, acoplando dos raíces, una latina “radius”, radio o radiación y la otra griega, “aisthesis”, sensibilidad o percepción. El sentido literal del término es “sensibilidad a las radiaciones”. Ellos consideraban que la palabra Rabdomancia (de rabdos: rama, varilla; y mancia: adivinación), no se correspondía con esta actividad, pues no se trataba de ninguna adivinación, sino de una percepción o sensibilidad muy especial.

– En 1925, Alfred Lambert funda en París “La Maison de la Radiesthesie”.

– El abate Alexis Mermet (1886 – 1937) , Descubridor de la Tele radiestesia, con la ayuda de un péndulo, desde su habitación estableció, con absoluta precisión, el siniestro del dirigible “Italia”, de la expedición de Humberto Nobile, cuando regresaba tras haber sobrevolado el Polo Norte.
La noticia fue publicada el 23 de Junio de 1928, en el periódico Le Journal de Geneve, 48 horas antes de que llegara el telegrama de los expedicionarios confirmando el accidente.

-En 1929, León Delattre crea la Asociation Francaise et Internationale des Amis de la Radiesthesie y es en este momento que se acepta la palabra Radiestesia para reemplazar al antiguo término de Rabdomancia.

– En 1932 se reune en Avignon, Francia, el Congreso Internacional de Radioteluristas, presidido por el Dr. Jules Reagnault, autor de la obra “Baguettes et Pendules”. Este Congreso también sanciona y acepta el vocablo Radiestesia.

– En 1934 se creó la Asociación Internacional de Médicos radiestesistas y la sección Radiestesia Médica dependiente de la Academia de Medicina de París.

– Joseph Treive (1877-1946), horticultor deMoulins, en 1935 obtuvo este asombroso resultado: sobre 840 prospecciones de aguas profundas, ¡solo se equivocó una vez!

– Segunda Guerra Mundial (1941 – 1945). La historia se repite y los radiestesistas actúan nuevamente: en el frente de Gallipoli, el zapador S. Kelley evitó la capitulación de 100 000 combatientes británicos extenuados por el calor y la sed, localizando en una semana 32 fuentes de aguas subterráneas. El ejército soviético también aprovechó esta técnica e hizo uso de ella durante la guerra. Los esposos Kirlian inventan un dispositivo electrónico para fotos. Nace la fotografía Kirlian.

– Pasada la Segunda Guerra Mundial se reúnen los radiestesistas en el Congreso Internacional de París. Se crea el Sindicato Nacional de Radiestesistas de Francia.

– El geólogo holandés S.W. Tromp, en 1949, publicó los resultados de sus experimentos sobre la actividad electromagnética en los organismos vivos y que demostrara con operadores que, al pasar por zonas anómalas, modificaban sus potenciales eléctricos.
Tromp menciona las viejas ideas de Mesmer, Ritter y Bahr acerca de que la actividad cósmica pudiera influir sobre los seres vivos. La actividad electromagnética en los organismos vivos el la denominó “campo orgánico”.

– En 1956 se celebra el Congreso Internacional de Locarno y allí se crea la Unión Mundial de radiestesistas.

– Ives Rocard, el Padre de la Bomba Atómica francesa, publica en 1964 “Le Signal du Sourcier” donde demuestra que los radiestesistas detectan hasta el mas mínimo cambio en el campo magnético superficial de la tierra, causado por las corrientes eléctricas producidas por las corrientes de agua subterránea.

– Zavoj Harvalik también demuestra que los seres humanos pueden captar campos electromagnéticos producidos por corrientes eléctricas de pequeñas magnitudes.

– Durante la Guerra de Viet Nam El Imperio Norteamericano formó un batallón militar adiestrado en manejar varillas en forma de L para descubrir los refugios subterráneos de los patriotas vietnamitas y sus minas y trampas cubiertas.

– H.D. Betz (1995), Jefe del Proyecto alemán para la prospección de agua en zonas áridas del mundo, utilizó la combinación de la radiestesia con las modernas técnicas hidrogeofísicas lo que permitió exitosamente y con alta economía de recursos, resolver la tarea de localizar zonas potenciales para el abasto de agua en regiones de África y Asia.

– En 1999, coincidiendo con la asistencia de radiestesistas de varios países al Primer Taller de Geobiología y Radiestesia, en el marco del V Congreso Cubano de Geología, se reúnen estos y acuerdan crear la Unión Científica Internacional de Radiestesia (UCIR).

– Concluye el siglo XX manteniéndose las mas variadas explicaciones que se le han pretendido dar a la Radiestesia durante siglos, manteniéndose la inestabilidad y falta de unidad de los radiestesistas a pesar de los congresos Mundiales celebrados y a las Uniones creadas a lo largo del Siglo, pero con tres hechos logrados por la práctica de la Radiestesia no alcanzados con anterioridad:

1) Ejecución de experimentos controlados “a doble ciego”.

2) Se ha pasado de la práctica de la Radiestesia Analógica (con indicadores mecánicos, como péndulos, varillas, etc.), que se mantiene y que es la Radiestesia ya clásica, a la práctica de la Radiestesia Digital ó Electrónica, que utiliza indicadores electrónicos, como multímetros de corriente directa para el registro, electroscopios, potenciómetros, micro amperímetros, cardiógrafos, encefalógrafos gaussímetros, etc. La combinación de ambas en mediciones radiestésicas normales o en un mismo experimento (Radiestesia Anlógica Digital) se está utilizando en Cuba cada vez con mas frecuencia por obtenerse resultados con un basamento científico técnico cualitativo – cuantitativo muy sólidos.

3) Se ha comenzado a utilizar la Radiestesia como método preliminar y/o acompañante de otros métodos en los trabajos de prospección, de exploración y en la medicina.

Con los vestigios aún del oscurantismo medieval pero con avances reales que apuntan a su eliminación, llegamos así al Siglo XXI y al Nuevo Milenio.

Pero, ¿por qué tantos prejuicios aún hoy día?

Desconocimiento e Ignorancia plus Intereses.

El ser humano, autodefinido y –proclamado como Homo sapiens tiene la cualidad, proveniente de su raciocinio, de tratar de entenderlo o explicárselo todo adquiriendo conocimientos para adecuar mejor su acción. A lo largo de su historia, han sido y son varios los métodos y formas de adquirir esos conocimientos y de dar esas explicaciones: Ciencia y Artes son, a nuestro entender, las formas por excelencia de adquirirlos, mediante métodos que van, desde los intuitivos hasta los experimentales transitando por los deductivos. Se recurre a otras formas de explicar las cosas y a otras formas de la racionalidad como son la metafísica, la mística, las creencias y las religiones. En ese constante batallar de ideas se ha ido desarrollando la Humanidad, no sin antes caer dolorosamente, en cualquiera de esas formas, en alteraciones, deformaciones, tergiversaciones, extremismos y dogmatismos. Casi ha sido constante la intolerancia y la inflexibilidad en el pensamiento humano. La tendencia a la imposición, generalmente por la fuerza, se ha manifestado en casi todas las formas del pensamiento humano que, a pesar de todos estos pesares, ha ido evolucionando, cambiando, transformándose producto de esta lucha de ideas.

Un ejemplo de ello tan sólo quisiera exponer: el relacionado con el fenómeno de la lluvia. El mundo antiguo no tenía una explicación clara ni científica de este fenómeno. Recurría a la explicación de los dioses, ofrendándole, incluso, sacrificios humano para que lloviera en épocas de sequía. Estaban obligados por la humana necesidad del agua para vivir. Sin embargo, hoy día, gracias a la evolución del pensamiento científico técnico y su progreso, se tiene la explicación de este y otros fenómenos más complejos que se perfeccionan constantemente, lográndose llegar a diagnósticos y predicciones.

Algo semejante ha ocurrido con la Radiestesia: el no poseer un cuerpo de conocimientos para poder explicar el porque se mueven los instrumentos radiestésicos y por ende, el propio fenómeno en sí, ha conducido a muchos de sus seguidores a caer en el campo de los razonamientos alterados, explicando estos fenómenos sin basamento científico alguno, lo que a conducido a su vez la crítica mordaz, el ataque y las diatribas de sus detractores que, también sin fundamento científico alguno, lanzan improperios ofensivos tales que deben recordar la época inquisitoria y cuyos epítetos más benignos quizás sean los de espiritismo científico y pseudo ciencia

Y sin embargo…!se mueven !

Sí, vale la pena en este caso y casi no queda más remedio que, a modo de defensa, ante el burdo ataque, parafrasear la frase de Galileo ante el Tribunal de la Inquisición ya que estos instrumentos sencillos, simples, sin complejidad técnica alguna, visiblemente se mueven, aparentemente no movidos por nada ni por nadie. Todo el que ha experimentado el fenómeno radiestésico no lo duda, y es más, el que lo experimenta por primera vez queda hasta impresionado pues está consciente que no ha hecho nada para que los aparaticos se muevan. Es, pues, un hecho. Por lo tanto, desde el punto de vista científico, lo que exige y requiere es de una explicación. Explicación esta que se puede apoyar ahora con la Radiestesia Digital, ya que su registro comprueba o afirma cuantitativamente el movimiento de los instrumentos clásicos. Explicación esta que en la actualidad se puede dar, independientemente de la complejidad del fenómeno físico – psíquico que tenemos ante sí, donde intervienen múltiples factores por lo que requiere de una visión holística, integral, sistémica y de un continuo proceso de perfeccionamiento, basándose en experimentos y demostraciones prácticas: forma por excelencia de llegar a la verdad.

Las Escuelas de Radiestesia.

En el histórico devenir de la Radiestesia, han surgido dos Escuelas que, a pesar de la oposición de ideas entre ellas para explicar el fenómeno, han ido estableciendo términos y definiciones para poder mejor explicarlo, nos han servido y sirven para ir esclareciendo la problemática.

Esas dos Escuelas son: La de la Radiestesia Física u Objetiva y la de la Radiestesia Mental, Psíquica o Subjetiva.

La primera, tiene sus inicios en 1693 cuando el presbítero Pedro el Laranés (1649 – 1721), Dr. En Teología y abate de Vallemont, escribiera su libro “La Física Oculta o Tratado de la Varilla Adivinatoria”, donde expone la tesis de los “corpúsculos” o “efluvios” emanados por los cuerpos y que son captados por el receptor gracias a los instrumentos radiestésicos.

Así, sean corpúsculos, efluvios, vibraciones, radiaciones, ondas, campos físicos y energías, emanados por los cuerpos, de acuerdo con la época y estado del conocimiento científico, la Escuela de Radiestesia Física explica el fenómeno basándose en factores físicos externos existentes, independientes de la humana voluntad. De ahí sus formas y métodos de trabajo e investigación.

El Barón Kart von Reichenbach, el abate Alexis Mermet (llamado Príncipe de la Radiestesia), el abate Alexis Bouly (uno de los creadores de la palabra Radiestesia), Héctor V. Morel, el Profesor Ives Rocard, Verne L. Cameron y Ludwing Siedersberger, entre otros, figuran entre los más destacados de esta Escuela

La otra, la Escuela de Radiestesia. La Psíquica, Mental o Subjetiva debe a Antoine Luzy (1872 – 1954), Profesor de la Escuela de Artes y Oficios de París, su teoría, que en lo fundamental sostiene que todo el proceso de la acción radiestésica se desarrolla totalmente en el espíritu del operador y no en el objeto. Para esta Escuela no existen las “emanaciones” y los instrumentos se mueven gracias a una sensibilidad neuromuscular imperceptible. El fenómeno se debe a causas psíquicas, conscientes e inconscientes, mentales, subjetivas, dependientes, muchas veces, de la voluntad de los hombres. Consecuentemente con esto, así emplea sus métodos y formas.

El Padre José María Pilón, Michele Moine, Jean Pol de Kersaint, el Padre Jean Jurion y Raúl de la Rosa entre otros, forman parte de la pléyade de radiestesistas de esta Escuela.

Los radiestesistas de una u otra Escuela, sin embargo, han logrado sonados éxitos. Es interesante señalar que entre los radiestesistas de ambas Escuelas hay una buena cantidad de sacerdotes que se convierten así, por ironías del destino, en el desagravio de lo que quiso perseguir con tanto ahínco el Instrumento creado por la Institución a la que ellos han pertenecido, y a partir del cual han trascendidos tantos prejuicios en contra de la Radiestesia hasta nuestros días.

Sin embargo pienso y considero que una y otra no tienen la verdad absoluta, cada una tiene parte de verdad, siendo como dos polos opuestos que transitan entre sí. Ambas simplemente se complementan.

Algunos hechos lo demuestran:

Los instrumentos radiestésicos no funcionan solos, no pueden trabajar ó funcionar sin la presencia del ser humano.

El ser humano con los instrumentos radiestésicos interactúa en, con y por el entorno que, a su vez, interactúa sobre el, ya sea mediante los campos geofísicos, biofísicos, energéticos y las radiaciones. Ocurren relaciones dinámicas resultantes de la integración de los seres vivos y su ambiente. Es lo que se denomina Sinecología. Son fenómenos físicos que actúan sobre los instrumentos producto de esa interacción hombre-medio.

Los seres vivos son capaces de captar también las acciones del medio sobre ellos, sin que medie instrumento alguno debido a la propiedad de la biorrecepción

Todo, persona – instrumentos – medio, forman un sistema que no es solamente una unidad estructural, sino que es, ante todo, una unidad ó sistema funcional.

La experiencia empírica de la práctica de la Radiestesia ha demostrado que la voluntad humana, el deseo, puede influir en el movimiento de los instrumentos, llegándose a producir fenómenos de telekinesia, lo que hace un poco más complicado este asunto. En otra dimensión del asunto, es posible que se pueda decir lo mismo del fenómeno de la Tele-Radiestesia como una manifestación del fenómeno de la telepatía. Son fenómenos psíquicos que se reflejan en los instrumentos de la Radiestesia clásica

Ambos fenómenos, físicos y psíquicos, están presentes en el objeto de nuestra investigación, por lo tanto no se deben excluir y si tenerlos a ambos en cuenta.

Debe surgir, por lo tanto, una nueva Escuela de Radiestesia, Escuela Ecléctica, que sea capaz de tener en cuenta e integrar, sin prejuicio de ningún tipo, los dos factores fundamentales que originan este fenómeno en un solo Sistema al objeto y al sujeto, el factor objetivo y el subjetivo, el físico y el mental y poder darle la completa solución científica a este problema, revelar y develar este enigma de gran complejidad teórico – práctica.

Bondades y Beneficios.

En la Introducción decíamos de los “beneficios y bondades” que la noble práctica de la Radiestesia le ha traído a la Humanidad en la solución de innumerables problemas que atañen a la vida cotidiana, económica y práctica de un individuo, una familia, una comunidad, una nación, o un país.

Haciendo un apretado resumen y para no perdernos en infinidad de ejemplos relacionados con las múltiple facetas de la actividad humana en que se ha aplicado la Radiestesia con resultados positivos, y utilizando la terminología científica adecuada para ello, se ha demostrado que esta Técnica se puede aplicar en :

Levantamiento (Mapeo)
Prospección (Búsqueda y Localización)
Exploración y Diagnóstico (Determinación)
Pronostico (Predicción)
Metrología (Medición)

Y todo esto con instrumentos sencillos teniendo a la persona como operador, y que ahora se comprueba, se confirman y se reafirman con los aparatos electrónicos que han entrado en la práctica de la Radiestesia también.

¿Y los Intereses?

Habíamos tratado de explicar como el desconocimiento y la ignorancia ha influido sobre la caterva segregacionista y llena de prejuicios existente en contra de la técnica de la Radiestesia, pero no desarrollamos en ese acápite, aunque lo anunciamos, como a ellos se han unido intereses en detrimento del normal desarrollo de la Radiestesia. Ha llegado pues, ese momento…

Y es que en un método tan sencillo en el cual se emplean instrumentos simples, ya sean analógicos ó electrónicos y en el cual el ser humano actúa como el operador de los mismos, sin gasto adicional alguno, de ninguna energía como la que no sea la de sí mismo, hace que este sea un método muy barato, que atenta contra los llamados costosos instrumentos utilizados para resolver los mismos problemas que resuelve la Radiestesia y enumerados anteriormente y que conllevan a costos y por lo tanto a ganancias mayores a las que se podrían obtener por la Radiestesia. De ahí también la férrea, sempiterna y acérrima oposición, difamación, mofa y burla contra la Radiestesia existente en el mundo.

Epílogo

¿Qué es la Radiestesia? Así comienzan la mayoría de los autores sus libros, artículos y/ó conferencias. Y explican, con más ó menos extensión, la definición del término. Que qué es la Radiestesia aquí se dirá sencilla y llanamente, que es una técnica, un método más que puede acompañar a otros y que necesita la Humanidad , quizás hoy más que nunca.

La Humanidad, asediada en estos momentos por problemas socioeconómicos y ambientales que amenazan su propia existencia, necesita recapitular, reanalizar los problemas que han existido y continúan existiendo, comenzar a pensar y actuar de otra forma en aras de su propia supervivencia.

Dejar atrás persecuciones, intolerancias, imposiciones. La técnica de la Radiestesia puede ser un termómetro de ello. Sin considerarla como una panacea universal, esta técnica, en su actual desarrollo y explicación científica técnica, se debe ver como un método más, muy económico y barato, que puede ayudar y contribuir a resolver problemas a los más pobres. Entonces, ¿Por qué la mofa, por qué la difamación, por qué el vilipendio y la diatriba?

Los radiestesistas, de una u otra Escuela, se deben unir, luchar por socializar, globalizar, mundializar (como lo quieran llamar) esta Técnica pues su práctica masiva hará que surjan radiestesistas experimentados capaces de resolver los más disímiles problemas que nos aquejan debido al desarrollo anómalo y anárquico existente. Poner esta Técnica al servicio de la Humanidad, y como decía Martí, acompañada por “esta fórmula del amor triunfante: CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS.”, debe ser el empeño y el objetivo de todos los radiestesistas.

La Radiestesia en Cuba.

Se puede decir que hasta la última década del siglo XX la Radiestesia en Cuba se practicó de forma espontánea, no organizada. Son variadas las anécdotas a lo largo y ancho del país sobre “buscadores de agua”, campesinos que generalmente utilizaban y utilizan el alambre en forma de U, y de “buscadores de tesoros” utilizando tenedores. Los representantes de la Iglesia aquí tampoco se quedaron atrás y es conocido el caso del cura párroco de Corralillo que hasta la década del 60 se dio a conocer precisamente por el empleo de ésta práctica. Más tarde, en las décadas subsiguientes, se dio a la luz pública el caso del campesino Urquiza quién inventó un “aparato” para la búsqueda de agua, petróleo y minerales. De él hasta se hizo un documental cinematográfico.

Desde el punto de vista científico técnico, y como paso previo a su desarrollo organizado, fueron los geólogos y geofísicos soviéticos y algunos checos los que comienzan a introducir la práctica de la radiestesia en Cuba, enseñando a los primeros profesionales cubanos que posteriormente han impulsado la actividad por todo el país.

Bibliografía consultada

Bassler S. Guido “Los Secretos de la Radiestesia”,1995. Ediciones Errepar S.A. Buenos Aires, Argentina. ISBN 950-739-349-8

Benavides S. Eduardo. “Curso de Radiestesia Práctica”, 1990. Editorial Panapo, Caracas, Venezuela. ISBN 980 – 230 – 334 – 8.

de Kersaint Jean Pol “Como Practicar la Radiestesia”, 1997. Ediciones EDAF S.A. Madrid, España. ISBN 84-414-0174-8.

de la Rosa Raúl “Medicina del Hábitat”, 1996. Ediciones Terapión S.L. Valencia, España.
ISBN 84-88903-00-6.

Lufriú Díaz Leodegario “Fundamentos y Aplicaciones de los Sensores Biológicos en LAS investigaciones Geofísicas”, 1998 Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Geológicas. Ciudad de La Habana, Cuba

Martí José. Obras Completas. Tomo IV, 1963. “Discurso en el Liceo Cubano, Tampa” 26 de Noviembre de 1891… Págs. 269 – 279. Editorial Nacional de Cuba.

Morel Héctor V. ”Radiestesia. Cuestionario Integral”, 1996. Editorial Kier S.A. Buenos Aires, Argentina. ISBN 950-17-0422-X.

Murgel Branco, Samuel. “Noción de Ecosistemas” (págs. 11 – 14) en II Curso Internacional de Aspectos Geológicos de Protección Ambiental (355 págs.). Editorial Nordan – Comunidad del Sur. Montevideo, Uruguay. UNESCO 2002. ISBN – 92 – 9089 – 073 – 8.

Orbera Hernández Laureano “Manual de Radiestesia Médica”. 2004. La Habana, Cuba.

Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

Un pensamiento en “Reivindicación de La Radiestesia

  1. Excelente articulo que invita ademas a continuar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s