Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

Medicina Vibracional (2)

Deja un comentario

Medidas de Frecuencia de la Enfermedad

Información y modulación

La Modulación de una onda esta relacionada con una señal grabada

( modulada) sobre un portador y puede ser tanto de Alta como de Baja Frecuencia. Lo que existe es una Matriz de onda sobre la cual se arma la Modulación como señal descodificable.

La radiación cotidiana de alta frecuencia es evidentemente menos crítica no por su cantidad, la fuerza de los campos, sino por su cualidad, la modulación. Sucede a veces que la fuerza de los campos aumenta excesivamente, con tal magnitud que se inicia un calentamiento local del cuerpo.

La modulación nunca puede existir independientemente de la fuerza de los campos, mientras que un campo podría extenderse sin modulación. Los transmisores de alta frecuencia son más o menos fuertes y se modulan de las más diferentes formas. Existen fundamentalmente tres tipos diferentes de modulación:

  1. La modulación de la frecuencia (FM) es, por ejemplo, la que se utiliza en las transmisiones de ondas radiales ultracortas,
  1. La modulación de las amplitudes (AM) que está presente, por ejemplo, en los transmisores de onda corta, larga y media,
  2. La modulación del pulso (PM) que es la que existe, por ejemplo, en las redes de teléfonos móviles (red D, red E), transmisiones direccionales y radares.La mayoría de los científicos coinciden en que el principal problema biológico de la alta frecuencia es la baja frecuencia. Sólo la fuerza de los campos, la frecuencia y la modulación provocan unidos el efecto biológico. La fuerza de los campos y la frecuencia solos – sin modulación crítica – podrían, al menos en las intensidades típicas de la vida cotidiana, carecer relativamente de importancia, pero es el caso ¿solo se mide en los laboratorios de física?La enseñanza es que el terceto fuerza de campo, frecuencia y modulación, por tanto, no pueden tenerse en cuenta nunca por separado uno del otro, a la hora de la evaluación biológica. En el momento de medir las altas frecuencia hay que prestar atención al hecho de abarcar fuerza de campos y modulación, no uno u otro. Sólo después de conocer los tres fenómenos de alta frecuencia y baja frecuencia es posible llegar a cuidadosas conclusiones.
  3. El inadecuado uso del término “energía” ha conducido al mal entendimiento y el rechazo subconsciente de aplicaciones médicas útiles y prácticas. Sin embargo los últimos conceptos biofísicos cuánticos pueden proporcionar un entendimiento de los mecanismos de transferencia de energía en el nivel orgánico de los seres vivos. Estos conceptos establecen una base para la explicación biofísica de las nociones orientales de meridianos de energía, canales y puntos de acupuntura, además de los fenómenos casi incomprensibles de trasmutaciones biológicas de unos elementos en otros. Fue Luis Kevran, Premio Nobel, quien demostró fehacientemente, los mecanismos de transmutación biológica de unos elementos químicos en otros; al comprobar con numerosos experimentos la conversión por ejemplo de silicio en calcio o de manganeso en hierro, etc. a escala de procesos biológicos. En uno de sus experimentos unas gallinas totalmente aisladas de un medio rico en calcio, pero con la posibilidad de consumir silicio a través de láminas de mica, ponían huevos normales. Poco tiempo después también descubrió que las plantas hacían este tipo de transformación de unos elementos en otros, cosa solamente comprobable en estos momentos por física de altas energías. ¿Cómo es posible que este conocimiento no este generalizado en la cultura médica? ¿Será porque es una prueba irrefutable de las ventajas de la Macrobiótica que postula por ejemplo, que hay más calcio en un puñado de hojas de zanahoria fresca, que en un concentrado farmacéutico de calcio?
  4. En relación con las altas frecuencia no debemos perder de vista estos dos aspectos principales: el efecto térmico (desarrollo de calor) que si se tiene muy en cuenta en el diagnóstico médico, que se define en física como provocado por una fuerza de campo demasiado elevada y el efecto no térmico (estímulo biológico sin desarrollo de calor) provocado por el tipo de modulación y la frecuencia.
  5. De acuerdo con todo lo que se sabe hasta hoy la modulación de la frecuencia desde el punto de vista biológico es relativamente innocua, la modulación de la amplitud ya es un poco más crítica y el pulso de baja frecuencia es la que implica más riegos de todos los tipos de modulaciones. Esto significaría que el efecto biológico de una radiación muy débil, pero pulsada es más crítica que una radiación de frecuencia modulada, es decir, un emisor de red D ó E débil provoca más daños que un fuerte emisor de ondas ultracortas.

 

 

Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s