Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

Secretos de Salud

Deja un comentario

De la serie  SALUD Y PENSAMIENTO.
por Carlos Rafael Diéguez.

bicarbonato  En un libro que nos encontramos escribiendo, con el título Secretos de Salud, abordamos los descubrimientos del oncólogo italiano Dr. Simoncini, quien le da al bicarbonato de sodio, una importancia singular en la salud humana porque ha resultado ser un químico al que las células cancerosas no pueden soportar, lo “odian” al invadirlas con una ola de alcalinidad, que permite que reciban mayor cantidad de oxígeno del que pueden tolerar.

Investigando sobre el tema nos encontramos con una opinión autorizada, de un reconocido profesional el Dr. Robert O. Young: “si logramos mantener nuestro cuerpo con un pH alcalino entre 7.3 y 7.4 nos mantendremos libres de enfermedades”. Young (nacido en 1952) es un autor y empresario norteamericano, escritor de varios libros de medicina alternativa que promueven una dieta alcalina. Su trabajo más popular es la serie de libros llamada “pH Miracle” (Milagro del PH), en los cuales promueve su creencia en la salud holística y un estilo de vida “alcalínico”.

Por su parte la Revista Mundo Natural en un amplio articulo comenta: “Mientras los nuevos medicamentos se vuelvan mucho más seguros, algunos medicamentos antiguos, siguen dando satisfacciones, y uno de los productos que no han perdido vigencia y del que se siguen descubriendo mayores beneficios, es el bicarbonato de sodio.

En la actualidad la dieta mundial viene cambiando a un consumo exagerado de azúcar y carbohidratos, que se convierten en glucosa, principal alimento de las bacterias y hongos que aumentan desmedidamente dentro del cuerpo humano. Estas bacterias y hongos producen desechos y toxinas que con el tiempo se transforman en medios ácidos que llevan a deteriorar los diversos tejidos corporales. El cáncer se desarrolla en un medio ácido.

En muchas personas, para poderse eliminar estas toxinas el hígado las convierte en alcohol, que en exceso, hace que las personas se sientan atontadas o mareadas.
Las carnes, quesos, café, té negro, edulcorantes artificiales, cerveza, licores, son los que producen la mayor cantidad de acidez. Basados en este principio, las últimas noticias en el tratamiento del cáncer han surgido en Italia, por parte del médico oncólogo Dr. Tulio Simoncini, quien ha logrado destruir tumores cancerosos utilizando el bicarbonato de sodio, el simple, inofensivo y barato bicarbonato de sodio, que ha demostrado ser un agente anticáncer extremadamente eficaz.
Como las células cancerosas no pueden sobrevivir en la presencia de altos niveles de oxígeno, el bicarbonato de sodio es para este propósito un asesino instantáneo de los tumores cancerosos.
El bicarbonato de sodio es un químico compuesto con la fórmula NaHCO3, y popularmente se utiliza para aliviar temporalmente la acidez estomacal, corregir la acidosis en los trastornos de los riñones, alcalinizar la orina durante las infecciones de vías urinarias y minimizar la cristalización del ácido úrico durante el tratamiento de la gota. La prescripción médica del bicarbonato de sodio se hace en inyecciones para tratar la acidosis metabólica en algunas intoxicaciones medicamentosas. Pero también el bicarbonato de sodio está disponible en la farmacia para uso doméstico.
En opinión del Dr. Simoncini, por el momento, no hay nada mejor ni remedio más útil contra los hongos que el bicarbonato de sodio. Los productos anti-fúngicos (anti-hongos) que se venden actualmente, no tienen la capacidad de penetrar hasta un tumor canceroso, pues han sido diseñados para actuar sólo a niveles del estrato epitelial y no afectan otros planos. Hemos visto además, que los tumores tienen la capacidad de cambiar su estructura genética, lo que significa que en una primera fase, se sensibilizan contra los fungicidas y en poco tiempo ya lo han codificado y son capaces de metabolizar la substancia sin sufrir daños, y por el contrario, aprovechan el beneficio de la gran toxicidad que representa el medicamento para el organismo.

Este fenómeno sucede, por ejemplo, en el carcinoma invasivo de próstata. Para esta afección, se prescribe una terapia anti-hongos, que al principio parece ser eficaz a nivel de síntomas, pero a medida que pasa el tiempo, pierde su efectividad.

El bicarbonato de sodio, por su parte, se difunde extremadamente rápido y sin la complejidad estructural que el hongo puede fácilmente codificar, retiene por largo tiempo su capacidad para penetrar la masa del tumor.

El descubrimiento del Dr. Simoncini de que el bicarbonato de sodio es letal para los hongos, ¿qué tiene que ver con el paciente canceroso? Una célula cancerosa sobrevive a base del metabolismo de los fermentos. Donde hay fermentación hay levadura, esto es, hongos. Recordemos, en cada paciente enfermo de cáncer, reside el microbio del hongo, por tanto, es el hongo el que mantiene vivas las células del cáncer.

Si queremos destruir al hongo o las colonias de hongos en la célula cancerosa, debemos llevar el bicarbonato de sodio hasta la célula cancerosa. ¿cómo puede hacerse?

Puede hacerse quirúrgicamente, creando un mapa arterial para llevar el bicarbonato de sodio directamente al tumor a través de los vasos sanguíneos que lo alimentan. Así, puede insertarse un catéter en la arteria apropiada e inyectar el bicarbonato. Sólo que esta es la manera más difícil.

La manera fácil, es utilizando el principio del caballo de Troya, es decir, llevando el bicarbonato de sodio directamente a las células cancerosas. Los dos métodos pueden llevarse a cabo.

En la actualidad, además de la clínica del Dr. Simoncini en Italia, en los Estados Unidos se comienza a practicar esta forma alternativa de tratamiento del cáncer, como lo hace el Centro Camelot para el Cáncer en Oklahoma, donde están obteniendo resultados efectivos y sorprendentes con este tipo de tratamiento.
A nivel casero, se puede aprovechar este compuesto como preventivo y curativo, tomando una cucharadita diaria de bicarbonato de sodio, incluyendo la mitad de un limón en un vaso de agua, luego descansar y reanudar según como se vaya sintiendo. Es preferible tomarlo 1 hora antes o después de los alimentos. No junto con las comidas”.
Amantes de la medicina holistica, Santiago Silva y su esposa Berenice desde las Islas Canarias acosejan tomarlo con limón, es la mezcla perfecta.

Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s