Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

Vacaciones sin zapatos

9 comentarios

Por Mary Espinoza

mujer

Los seres humanos somos formidables antenas. Enviamos, Recibimos y acumulamos energías, tanto positivas como

negativas. Todo depende de nosotros mismos para estar bien compensados o no. De acuerdo a las seña-
les que emitimos mediante nuestros pensamientos, palabras o acciones, así iremos por la vida.

No existe materia muerta.Todo vibra y absolutamente todo recibe o transmite energías, ya sea para componer
o descomponer. Nada duerme. Todo es energía.

 

El homo Sapiens, muchas veces ignorando esto,  ha ido modificando y cambiando su forma de vida, en sentido general. ¿Será bueno para la evolución natural de la especie humana? Muchas criaturas nacen y crecen en una jungla de asfalto y cemento, respirando un aire altamente contaminado, escuchando la estridencia de una urbe, casi infernal, viendo hasta allí, hasta el siguiente rascacielos, sin que la vista se pueda recrear acariciando la línea del horizonte. Los objetos más lejanos que puede observar son la luna o el sol cuando la luz de estos les hacen pisar su propia sombra. El gusto también se muda, pues no es lo mismo chupar un mango maduro bajo la mata, que comerlo en conserva o en el mejor de los casos después de haber pasado mucho tiempo en gigantescos almacenes refrigerados.
¿Será igual desarrollarse en un habiente así, cuando se ha perdido casi por completo el más mínimo contacto con la tierra y todo lo que en ella encontramos a campo abierto?
Normal no es y por tanto bueno tampoco ha de ser. ¿Usted que piensa al respecto? Nadie sabe cuanto deja de descansar, ni cuanto pierde el hombre en eso de emitir y recibir energías al usar todo el tiempo zapatos. Usted que me está leyendo en este momento… desde cuándo no camina descalzo por la tierra, por la hierba o al menos por la  arena? Pruebe,quítese un instante su calzado y descubra que no existen zapatos cómodos. Nadie sabe lo que molestan hasta que  se los quita. Cuando alguien lo haga delante de usted observe… un 99,9 por ciento dibujará una sonrisa en su cara. En tanto todo electricista o aprendiz procura calzarse bien antes de tocar un cable y así evitar cualquier percance con la corriente eléctrica. Los zapatos  sirven de aislantes.

Un día de playa o de camping es reparador y menos la inocencia perdida, nuestro organismo recupera tanto bienestar que, nos sentimos como nuevos o mejor dicho como niños. La risa y el buen humor aflora  y la armonía de las familias o grupos de amistades se percibe en el aire.

 Casi todos terminan comprometiéndose con volver. Esa felicidad, casi primitiva,  solo se logra descalzos y con un vestuario mínimo o sin el, en contacto directo con  la naturaleza, recibiendo y emitiendo por los cinco sentidos, las señales para las cuales fueron creados.
La evolución del hombre normal no es, sin embargo… es la raza que se preocupa y ocupa de perpetuar el habitad natural de los demás seres vivos. ¿Qué tan inteligente somos y que tan bueno puede ser seguir inventándonos un Mundo plástico para vivir?.
Tal vez lo inteligente y saludable sería tener un día  o unas vacaciones en la ciudad y vivir el mayor tiempo posible de tal manera, que el aire puro no nos falte.
Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

9 pensamientos en “Vacaciones sin zapatos

  1. Con el mayor respeto por los criterios de nuestra estimada y siempre bien recibida Mary Espinoza, pienso que la felicidad plena del ser humano no esta asociada al tiempo en que uno permanece calzado o descalzo, de ser asi yo fuera el hombre mas feliz del mundo, porque en la pobreza de mi niñez, jamas pude andar calzado fuera de la escuela o cuando visitabamos el pueblo. Mi padre me contaba que el se habia puesto su primer par de zapatos cuando cumplio los siete años. A mi, nacido en 1959 en la pobreza mas extrema del campo cubano, me toco re-vivir esa experiencia y fueron muchas las millas que tuve que recorrer descalzo y les aseguro que nunca fui feliz, al contrario, mis pies lesionados siempre con pinchazos, hongos y hematomas me hicieron un niño infeliz. Pienso que la felicidad humana plena y total, como menciona la articulista no esta asociada ni al lugar donde vivimos, ni a las cosas materiales que tenemos, ni a las buenas compañias que disfrutamos, pienso que la feclicidad plena solo se realiza cuando logramos un equilibrio saludable entre el cuerpo y la mente, y comprobamos que somos utiles y necesarios para nuestros semejantes. Gracias.

    Me gusta

    • Muy de acuerdo, la articulista se refiere al valor de terapia, que tiene estar un tiempo sin zapatos, para conectar mejro con el universo.

      Me gusta

      • Me gusta su forma clara y directa. gracias por leer y reflexionar sobre el tema. Para Ud. especialmente y para mis seguidores un regalo muy especial, del libro ¨Un Sinsonte cantarín¨, de mi propia autoría:

        ¨VERANO¨

        El sol derramó su oro
        por la orilla de la playa
        ¡Que el verano no se vaya,
        porque al verano yo adoro!

        Las olas forman un coro
        entrelazando la espuma,
        su canción es solo una
        y es rumor de caracola,
        que a la luz de una farola
        sueña con rayos de luna.

        Le gusta a 1 persona

    • Usted ha dicho muy bien, la felicidad plena se obtiene cuando logramos un equilibrio saludable entre el cuerpo y la mente, sin irnos ni a un extremo, ni al otro. Fíjese amigo si será importante la ubicación del ser humano que lo único que equipara la pena capital es el destierro. Nada es más triste que no poder estar en el lugar que deseamos, también la felicidad depende en gran medida de las cosas materiales, usted mismo ha dicho que no fue un niño feliz por que le faltaron los zapatos y nada más angustioso que convivir o compartir con personas que no nos sean a fines. gracias por sus palabras y por hacernos reflexionar nuevamente en el asunto. un cordial saludo. Mary

      Me gusta

  2. Sr gacejas es evidente que para usted no fue gratificante el andar desclazo y menos aun le trae buenos recuerdos, lo comprendo , y tiene razon. Pero mire que cuando yo visite su pais hace unos3 aňos mas o menos , en el camino de Cienfuegos a Cayo Santa Maria, concretamente en el Tope de Coyantes , creo que ese era su nombre las personas que mas felices vi , y su cara asi lo expresaba , iban descalzos, y cuando les preguntamos si no les gustaria mas estar en la ciudad o al menos un pueblo con mas servicios, nos dijeron:todo lo que necesitamos lo tenemos aqui, Una leccion de vida para los que ibamos en ese viaje. Ahora tambien le digo una cosa lleva usted razonen que para encontrar paz interior y conectar con la naturaleza no hace falta descalzarse , solo hay que saber apreciar y difrutar el momento, todos aquellos que nos ofrece el mar o la montaňa. Y si ademas puedes darte un baňo en un riachuelo de aguas cristalinas bajadas del deshielo , contemplar el horizonte a 3000 mtr, con el viento acariciando tu cara, y tumbarte a sol mientras solo escuchas EL SILENCIO.Entonces podemos decir que estamos en sintonia con la naturaleza. A dia de hoy para mi esa es mi mejor terapia.
    Elena Barrera
    Barcelona /Espaňa

    Me gusta

    • Estimada Señora Elena Barreras, mis saludos respetuosos. Me agrada mucho el hecho de que me haya usted dado una respuesta a mi comentario, le agradezco de todo corazon su gentileza. Le justifico su vision de la felicidad del pueblo cubano por que se que es muy dificil comprender la situacion socio-politica de Cuba sin estar dentro de ella. Para el viajero que pasa, como es su caso, la Cuba verdadera no se muestra, el orgullo del cubano humilde prefiere esconder sus problemas domesticos y agasajar al extraño, antes de molestarle con sus miserias, esa dignidad la heredamos de nuestros padres fundadores hispanos y vivimos orgullosos de ello. En el año 1992 estuve trabajando durante un par de meses en Topes de Collantes, alli conoci a una bella muchacha nombrada Denia, del caserio El Chorrito y me la traje a La Habana para casarme con ella. Por diferencias que no vienen al caso aquella relacion no prospero, pero la misma me permitio adentrarme en la sicologia comun y en las problematicas de los habitantes de ese lugar, alli tengo tambien de amigos una gran familia de apellido Nieblas. Estimada señora le puedo asegurar de que la region de Cuba que usted menciona es una de las tantas, donde mas infelicidad existe. Si usted estudia la decada del 1960-70 y la guerra civil en aquellas montañas, podra conocer que los habitantes de aquellos lares fueron desterrados a la fuerza hacia la region de Pinar del Rio e Isla de Pinos, fueron reasentados en miseros poblados alejados de su habitat natural, y fue despues de los 80 en que muchos regresaron a sus asentameintos originales a reconstruir sus vidas. La poblacion de ese lugar que usted visito, vive con el miedo perenne de que la experiencia se repita, y por eso mantienen esa actitud consensual y expresan una felicidad que no sienten ante el extranjero que pasa, porque saben que de adoptar otra actitud, las represalias podrian ser catastroficas para ellos y sus familias. Yo le puedo asegurar, porque conozco el lugar, que las condiciones de miseria en que alli se vive la mayoria, estan cercanas a las que tenian sus ancestros cuando concluyo la dominacion española en la Isla en 1898. Es doloroso decirlo pero esa es la realidad. Ha sido un gran placer escribirle a traves de esta pagina que la generosidad del Doctor Antonio Armas a puesto en nuestras manos. Gracias.

      Le gusta a 1 persona

  3. Sr Gacejas

    Después de leer su relato y desde luego agradecer su explicación, he de decirle que me ha entristecido conocer esa realidad que usted relata en cuanto a la zona de Collantes, pense que quizás por ser el medio rural la realidad era otra, como ocurre aquí también. ”
    Dicen un refran” que no es mas rico quien mas tiene sino quien menos necesita”.
    Es cierto que a los turistas y al mundo entero se les intenta ofrecer una imagen de Cuba y de la vida de los cubanos que no es real de eso soy consciente porque ademas de conocer algunos cubanos en España,que nos hablan de allí y de como vivían en su país, y de ver las noticias etc…también tuve la ocasión de conocer a una maravillosa familia que nos atendió de una manera tan exquisita que nos hicieron sentir como en casa y con la que pudimos conocer de primera mano la realidad cubana, de las necesidades y carencias de todo tipo que tienen los cubanos, la realidad es visible a cada paso que das del norte al sur de la isla y si ya es La Havana se te cae el alma a los pies…ver tanta casa destruida y las condiciones de vida; y ver la pilleria de algunos para con los turistas , que muchas veces movidos por el afán de ayudar en lo poco que podemos, aun así intentan engañarte.Pero bueno también lo entiendo.Como dice otro refran español ! A la fuerza ahorcan!
    Pero cuando nos adentramos en el medio rural me pareció que la gente era mas feliz aun con lo poco que tienen y para nosotros los europeos que vivimos en un mundo consumista y egolatra, el ver a aquella Sra que nos dijo aquello de que para nada echaba de menos vivir en una ciudad porque allí estaba feliz, fue toda una lección , al menos yo sentí , que no valoramos lo suficiente lo que tenemos y nuestras comodidades, dentro de que también somos trabajadores, y tenemos que pelear cada día por llevar nuestro sustento a casa.
    Espero y deseo que algún día los cubanos puedan tener todo aquello que hoy se les niega y que es un derecho que todos los hombres del planeta deberían tener , la libertad de expresión y gobernantes que miren por el interés del su pueblo y no por el suyo propio.

    Dicho esto y sin animo de convertir este post en nada politico ,( no quiero molestar a nadie)ya que no es el objeto del articulo, le diría que la Sra Mary Espinosa de alguna forma lo que nos quiere decir es, que es saludable para las personas el desprenderse de vez en cuando del lastre que nos provoca el stress diario, la contaminación de las ciudades etc,,, y tomar contacto con la naturaleza para que nuestra mente y nuestro cuerpo entren en armonía obteniendo esa paz interior que es tan necesaria para estar sanos tanto física como mentalmente. D e hecho el articulo dice EN VACACIONES SIN ZAPATOS
    Y desde luego le puedo decir que yo lo hago cuando puedo, pues vivo inmersa en el cáos de la ciudad y el stress diario, siempre pendiente del tlf del correo electrónico del cliente etc…
    Hay un lugar en la zona del Pirineo de Lerida , se llama el Pallars Jusa, zona entre montañas, donde suelo ir a descansar y a desconectar , y para mi es lo mas gratificante y una cura increíble . Cuando puedo salgo al campo a recoger setas , a pasear, a bañarme en el rió , a pasear entre la vacas, alguna vez …senderismo en la montaña y disfrutar del horizonte al final del trayecto y es en ese momento cuando es como una necesidad la de desprenderme de mis botas y poner los pies en el suelo , meterlos en el arroyo y sentir la conexión con la tierra.
    Vivo en un pueblo donde hay playa y desde luego aunque tambien disfruto del sol y del relax de un dia de palya no es comparable para mi con el palcer de estar en la montaña y sus gentes , que quizas por eso de estar en el medio rural, con todo lo que eso conlleva , es mas sana en todos los sentido que la gente de ciudad. Cuando la gente de ciudad va al campo se desprende de todo y somos distintos , somos mas naturales, mas persona.
    La naturaleza, la tierra, nos lo da todo ,hasta la posibilidad de ser por unos momentos por unos días mejor persona,estabilidad mental y fisica, SALUD ,si nos desprendemos de “los zapatos” (cargas)que cada día llevamos puestos.
    Aunque puedo entender por su experiencia que el hecho de quitarse los zapatos , no le aporte esa estabilidad , por lo malos recuerdos que le trae.
    Encantada de poder dialogar con usted en la distancia y tambien agradecer al Doctor Antonio Armas la oportunidad que nos proporciona con esta web.
    Un cordial saludo
    Elena

    Me gusta

    • Estimada señora Elena Barrera,
      Es un gran placer para mí, poder intercambiar ideas con usted. Siempre he sentido un inmenso respeto por la nación española y por los españoles, y deseo antes de partir de este mundo, visitar el Reino de España, ya que quisiera conocer de cerca la patria, y la vasta cultura de nuestros padres fundadores. De hecho, me mantengo a diario, al tanto, de la actualidad española a través del canal RTVE y del periódico digital El País.
      Coincido con usted en todo, es cierto que nuestra Cuba está poblada de personas maravillosas y que la hospitalidad del cubano con el foráneo no tiene límites y pienso como la inmensa mayoría, que el pueblo cubano se merece una vida mejor, pero creo también, que sustentar la tesis de que toda la obra de la Revolución Cubana ha sido mala, es un absurdo que no aceptaría nadie. El malogrado intento socialista, proyectado por el gobierno revolucionario cubano, como todas las sociedades civilizadas ha tenido sus peculiaridades propias, y en el escenario político e histórico tan difícil y tan diverso donde se ha desarrollado, ha tenido sus logros innegables y sus escenarios lamentables. Todos hemos podido ver como las consignas y los intentos de justicia social y de derechos enunciados en los primeros años se quedaron en eso, en simples consignas igualitarias. Pienso que el principal problema que tiene y que ha tenido siempre el proyecto revolucionario cubano, es que no ha logrado situar al ciudadano, es decir al ser humano, como el elemento más importante de la sociedad, y como tal, la libertad y los derechos elementales de estos han sido supeditados, subordinados, violados y hasta pisoteados, en el intento de imponer por la fuerza, una ideología única, considerada por la minoría que detenta el poder, superior a los demás credos. La ciudadanía cubana ha sido considerada una masa amorfa, manipulada y sacrificada en aras de un vano proyecto personal, sustentado por los bufos de la minoría familiar gobernante, la que escudada en ese discurso altruista, ha disfrutado ella sola, de todos los privilegios terrenales inimaginables, privando a la inmensa mayoría del pueblo de los mas elementales. Todos los que profetizaron el fracaso del proyecto revolucionario cubano han acertado. La Cuba de hoy, se comporta como una nave que navega sin rumbo fijo y a punto de zozobrar, una nave que a bandazos, que se niega a diario el rumbo fijo a sí misma, con una tripulación desorientada y empeñada en mantener un rojo libro de bitácora, desteñido por los fracasos y los des acertijos, y lleno de enmiendas y tachaduras.
      No quiero abusar de la hospitalidad y del privilegio que nos concede el Doctor Antonio Armas con esta página, y no politizarla, para no dañar su imagen altruista y su empeño académico universal, pero es que lamentablemente, es imposible en este mundo tan politizado en que vivimos, no tratar la política, cuando son estas, a mi juicio, la política y los políticos, los que más daño le han hecho y le hacen, a la Salud y al Saber del ser humano.
      Pablo de la Torriente Brau, ese joven cubano ilustre y multifacético, que cayó combatiendo por la democracia y la justicia social junto a la República Española en Majadahonda, escribió una obra maestra que tituló Realengo 18. En esta obra, en su primera página, Pablo escribió una frase parecida a esta… ‘El que quiera visitar otro país, sin viajar al extranjero, que vaya al Realengo 18’…. Con esto se refería a la situación de miseria y de calamidades que sufría el campesinado cubano de aquella región oriental de Cuba en los años 30. Parafraseando a Pablo, yo solo le puedo decir a usted, que el que quiera hoy viajar al extranjero sin salir de Cuba, que transite por la carretera norte del occidente de Cuba, por la vía que une el Puerto del Mariel con Bahía Honda, y le aseguro que podrá ver a su paso, a familias enteras viviendo en las mismas y hasta en peores condiciones, de las descritas por el General español José Miro Argenter cuando en compañía del General Maceo pasó por aquel lugar en 1896, pero es necesario que el viajero-turista se baje del ómnibus climatizado y que penetre en las modestas chozas de piso de tierra y techo de palmas, y que le pregunte a los negros ancianos de ojos marchitos y azulados por el tiempo, el por qué andan descalzos y harapientos, después de más de cincuenta años cumplidos, del proyecto igualitario y humanista de la revolución cubana.
      Una vez más estimada señora, mi modesto agradecimiento por su respuesta. Mi nombre es Gregorio Alberto Cejas y mi correo personal es… gacejas1959@yahoo.com. Se lo envío a usted, para si quiere mantener el intercambio en un futuro por esta vía, y no abusar de las páginas del Instituto. Antes de despedirme quiero decirle a usted, que aunque resido en Miami, Estados Unidos, sigo siendo cubano al 100 %, y que la cultura general que he logrado, y los títulos académicos alcanzados, con mucho esfuerzo personal por supuesto, como profesor de Ciencias Sociales, como Historiador y como Abogado, se los debo en gran medida a la Revolución Cubana.
      Con relación al polémico artículo: Vacaciones sin Zapatos, yo lo entiendo y lo aplaudo, además, le reafirmo que me agradó mucho. Me imagino que el mensaje que se pretende enviar por la autora, es el de la necesidad del ser humano de intercambiar con la madre naturaleza de vez en cuando, pero este mensaje por supuesto está destinado al sector citadino que no se vincula a diario con ella. Le confieso que yo a diario, camino descalzo, lo hago para enviar a tierra, la radiofrecuencia y la corriente estática que acumulo en el cuerpo y en especial en la cabeza, durante mi trabajo diario reparando computadoras. Pero no le doy más detalles, porque este es el tema de un artículo que le prometí publicar en breve en este portal al Doctor Antonio.
      Muchas Gracias.
      Gregorio.

      Me gusta

  4. Pingback: Vacaciones sin zapatos… en Cuba | My Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s