Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

Energía Sutil o Vital

Deja un comentario

Por el Dr Antonio Armas Vázquez  Presidente Instituto Salud y Saber de USA.

Una rosa tiene energia

Es notorio que el concepto de energía sea un término que ofrezca dificultades excepcionales para su enseñanza. Entre las dificultades detectadas podemos mencionar las siguientes: la confusión entre trabajo y esfuerzo (Driver y Warrington, 1985), considerar sólo uno de los factores que intervienen en el trabajo, olvidando el otro, identificar trabajo y energía (Duit, 1984; Driver y Warrington, 1985), asignar un cierto carácter

material a la energía (Duit, 1987a;Solomon, 1985), asociarla al movimiento, a la actividad (Solomon, 1983) o a los procesos (Duit, 1984; Viglietta, 1990), considerar que la energía puede gastarse (Kesidou y Duit, 1993) o almacenarse (Solomon, 1985), dado que el lenguaje cotidiano está impregnado de expresiones como «consumo de energía», «crisis energética», etc., confundir las formas de energía con sus fuentes (Carr y Kirkwood, 1988; Solomon, 1985), atribuir la energía potencial al cuerpo y no a la interacción entre los cuerpos (Solbes y Martín, 1991), ignorar la variación de la energía interna (van Huls y van den Berg ,1993), asignar un carácter sustancial al calor (Albert, 1978; Erickson, 1979, 1980) o considerarlo como una forma de energía (von Roon, van Sparng y Verdonk, 1994), confundir la cantidad de calor y la temperatura. 

El problema es de fondo. En la Investigación didáctica de la enseñanza de las Ciencias, se habla de no activar los esquemas de transformación, conservación, transferencia y degradación de la energía (Duit, 1981, 1984), sin los cuales no se puede comprender dicho concepto, ni el principio de conservación.
Sin embargo, los trabajos anteriores no han resuelto todos los problemas, en particular, los siguientes: – ¿Hasta qué punto se tienen en cuenta en la enseñanza las ideas previas de los estudiantes, sus dificultades, y la necesidad de activar los esquemas de conservación, transformación, transferencia y degradación de la energía? ¿Se realiza un análisis crítico de las leyes de conservación clarificando si se trata de teoremas o de principios? ¿Se muestra el principio de conservación de la energía como un principio, no sólo de la Mecánica y la Termodinámica, sino de toda la Física?

En parte se explica cómo entonces a cuenta de la Física moderna en el Siglo XX se comenzó a estudiar las complejas articulaciones entre las estructuras llamadas “materiales” y los procesos de información y regulación de otras mal llamados “inmateriales”. Aún se les prefiere seguir llamándolos así antes de usar en otro sentido más abarcador la noción de energía, aunque se sabe desde hace tiempo que en el conjunto del Cosmos, las partículas con masa y peso atómico (sustancia), son sólo una minoría.
Adoptaremos aquí este concepto de modo operacional, pero sin embargo es preciso apuntar todos aquellos que le son similares para su detección en la literatura terapéutica que los emplea como:
Prana (Yoghis-India), Chi (China), Akasha ( India), Axé (Africa), Odem, Fuerza creativa, Maná, Energía Astral, Energía Cósmica, Energía Biosíquica, Energía Biológica, Fluido Magnético (F. A. Mesmer), Fluído Psíquico, Fluido Vital (Allan Kardek), Fuerza Etérica (radiestesistas), Fuerza Vital ( C.F.S. Hahnemam), Libido ( S.Freud), Luz Astral ( H. P. Blavatsky), Magnetismo Animal (F.A. Mesmer), Od (K. L. von Reinchenbach), Orgánica ( W. Reich), Sincronicidad ( C. G Jung), Entropía Negativa (Erwin Schrodinger) Reiki, Energía Sutil.
Desde la perspectiva de las investigaciones Occidentales, la energía sutil o vital, se refiere a la variación de frecuencias neuroeléctricas naturales que el cuerpo produce o absorbe para facilitar el óptimo funcionamiento de las células.
La energía sutil o vital, proviene de tres fuentes:
-a partir de la energía sutil o vital que heredamos de nuestros padres…
-de la que absorbemos por medio de los alimentos,
-de la energía que recibimos directamente del entorno.

Tomado de uno de los libros del autor sobre temas de salud y conocimientos

Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s