Instituto Salud y Saber,Inc

Organizacion no lucrativa cuyo objetivo es divulgar los conocimientos y practicas mejores que ayuden a conservar la Salud de todos

La risa cura

Deja un comentario

Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa, algo que ha sido científicamente demostrado al descubrir que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. En los últimos 30 años se ha avanzado mucho en la aplicación de la risa como terapia.

La risa es un fenómeno complejo, que involucra aspectos fisiológicos y psicológicos de quien la experimenta como son:
• relajación de los músculos, con disminución del tono muscular
• proceso de regresión, es decir, un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, generalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa
• mecanismo de expresión, ya que a través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimientos. A veces es percibida como una energía que urge por ser liberada, sobre todo cuando necesitamos reír y la situación social no lo permite
• contrapartida de emociones negativas, a pesar de la frecuente asociación entre la risa y el llanto, la primera se muestra como lo opuesto a ciertos estados emocionalmente muy negativos como la cólera, el deseo de venganza,

Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, las tensiones, la ansiedad, la depresión, adelgaza, es beneficiosa para los problemas cardiovasculares y respiratorios. Nos ofrece aceptación, comprensión, alegría y relajación.
Recientes estudios sobre la capacidad de las carcajadas para combatir todo tipo de enfermedades indican que mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar.

Investigadores del Instituto de Neurología de Londres y de la Universidad de York, en Toronto, Canadá, realizaron una indagatoria (publicada en la revista Nature Neuroscience) acerca del sitio exacto del cerebro en el que un chiste o una situación se transforman en risas y carcajadas. La institución concluyó que es el córtex prefrontal medial el área a la que hay que agradecer nuestro sentido del humor.

En una singular asociación médica estadounidense figura como mérito extraordinario de sus miembros la condición de payaso. Se trata de la American Association for Therapeutic Humor (AATH), fundada hace una década y con medio millar de miembros, entre los que abundan los profesionales sanitarios . Los últimos presidentes de esta asociación, “comprometida con el avance del conocimiento y la comprensión del humor y la risa en relación con la curación y el bienestar”, según reza en sus estatutos, han sido Patty Wooten, una enfermera con 25 años de experiencia y 20 años como payasa profesional; Ed Dunkelblau, psicólogo clínico, y el actual Steven M. Sultanoff, también psicólogo clínico además de humorista. Entre los miembros de la AATH hay también investigadores orientados al estudio de la risa y la risoterapia, y otros que trabajan en el campo de la psiconeuroinmunología, como el neurólogo estadounidense Barry Bittman, que estudia cómo las emociones afectan al sistema inmunológico. En 20 segundos de ruidosas carcajadas, es equivalente a realizar 3 minutos de ejercicios aeróbicos, según el psiquiatra estadounidense William Fry de la Universidad de Stanford (galardonado por la AATH por su dedicación de toda una vida al humor terapéutico)

El tema ha sido llevado a la pantalla del cine, cuando el famoso actor cómico y dramático Robin Williams encarnó a “Patch Adams”, un médico de Virginia Occidental, que inició en los años 70 –siendo estudiante- la aplicación de la risa en Estados Unidos para tratar a los niños con diversas dolencias. Con ello intentó revolucionar la relación tradicional médico paciente. A partir de entonces se comenzó a utilizar la técnica de la terapia de la risa en hospitales de EEUU, Suiza, Alemania y Francia. Ha visitado Cuba en varias ocasiones llevando la risa a varios hospitales pediátricos, en especial las salas de Oncología pediátrica.

Aunque algunos consideren a la risa y el sentido del humor algo sin importancia, han sido abordados por importantes pensadores, como Aristóteles, Sigmund Freud, Immanuel Kant, Thomas Hobbes y Oscar Wilde, en la actualidad, se ha comprobado lo positivo de esta acción que se conoce como risoterapia, ella por sí sola, no es magia de un día, pero sus beneficios se han podido comprobar a largo plazo.

 

La sonrisa…

Es el son… son…

Anuncios

Autor: instituto salud y saber.inc

Antonio Armas Vazquez. Doctor en Filosofia (Cuba 1990) Especialista en Terapias Naturales (EEUU. 2000) Presidente del Instituto Salud y Saber,Inc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s